AUTOCUIDADO

Aunque parezca increíble uno de los temas que  más solemos descuidar la mayoría de las mujeres, es el tema del autocuidado. Estamos tan concentradas en cuidar todo lo que pasa a nuestro alrededor, nuestros hijos, nuestros padres, nuestros hermanos, nuestras parejas, nuestras amistades, nuestro trabajo, etc; que nos olvidamos por completo de cuidarnos a nosotras mismas, hasta que nuestro cuerpo y nuestra mente comienzan a pasarnos factura.

Cuidarnos a nosotras mismas es la responsabilidad más importante de todas, ya que de nuestro bienestar físico y mental va a depender  todo lo demás. Una persona agotada o poco saludable, difícilmente va a poder rendir al 100% en  las  actividades que demande su día a día.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el autocuidado es  “la capacidad de las personas, las familias y las comunidades para promover, mantener la salud, prevenir enfermedades y afrontar las enfermedades con o sin el apoyo de un proveedor de atención médica”.  En este sentido  también  señala que “el autocuidado abarca aspectos que incluyen higiene, nutrición, estilo de vida, factores ambientales y socioeconómicos”. Sin embargo el autocuidado es algo que va mucho más allá de esta definición, porque también  se trata de escucharte a ti misma,  entender qué es aquello que necesita tu cuerpo y actuar en consecuencia.

El descanso y el tiempo de ocio son factores imprescindibles en el autocuidado, así como realizar aquellas actividades que te generan bienestar, bailar, cantar, leer un libro, ir de excursión, o quedar una tarde con tus amistades. 

El autocuidado es algo muy personal porque va a depender de lo que necesite cada quien, sin embargo, si no tienes idea de por dónde empezar aquí te dejamos algunas ideas que puedes ir sumando a tu rutina.

  1. Cada mañana al despertarte saluda a tu cuerpo y escucha lo que tiene que decir: respira profundamente y estírate, siendo consciente de tus movimientos, de tu respiración y del espacio que te rodea. 
  2. Aparta un tiempo exclusivo para ti todos los días, puede ser en la mañana luego de tus estiramientos o al final del día cuando todos duermen, lo importante es que tengas un espacio para estar contigo misma y con tus pensamientos.
  3. Consiéntete: realiza alguna actividad que te haga sentir cuidada y amada por ti misma. Leer aunque sea dos páginas diarias de un libro que te guste, ver un capítulo diario de tu serie favorita, meditar unos minutos, una taza de tu bebida favorita o quizás una rutina de limpieza facial.
  4. Muévete: Baila, camina, haz algún ejercicio, el movimiento hace que tu cuerpo se mantenga saludable, elimina el estrés  y mejora tu autoestima. 
  5. Descansa: Las horas de sueño nunca deberían ser negociables, el agotamiento abre la puerta a enfermedades físicas y psicológicas.
  6. Cuida tu alimentación: existe un dicho que dice “Eres lo que comes” y tiene mucho sentido. Si tienes una dieta balanceada y respetas los horarios de tus comidas, tu cuerpo se sentirá más saludable y con más energía.

Estos pequeños hábitos lograrán cambios positivos en tu vida, sin embargo es importante que recuerdes que el autocuidado no sustituye los chequeos médicos de rutina.

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.